Apacible como la Cola de León, sana como la Salvia y salvaje como un Ñame