Frutos secos, la mejor merienda