La creatividad estancada es sinónimo de un cerebro con poco oxígeno