La dieta mediterránea refuerza el sistema inmunológico