La escarola, ese saludable sabor amargo