Las mujeres con una visión positiva de la vida tienen un riesgo mucho menor de morbimortalidad