Recargar las pilas en primavera: razones para hacerlo