Rosa Mosqueta, un descubrimiento maravilloso