¿Cómo saber que estamos en presencia de parásitos intestinales?