Un estilo de vida saludable previenen el riesgo de sufrir un infarto, a pesar del ADN