Una levadura que debemos tener bajo control: La cándida